Alcalde y empresa que se adjudicó obra de agua potable comparten domicilio fiscal

Empresa Sol de Marcopata formó el Consorcio Pucarrumi para participar en licitación de obra de casi S/ 2 millones

El 13 de octubre del 2016, el alcalde de la Municipali­dad Distrital de Quivilla, en la provincia de Dos de Mayo, Fidel Nicolás Godoy, firmó el Contrato de Ejecución de Obra n.º 031-2016-A-MDQ con el representante legal común del Consorcio Pucarrumi, Alberto Fujimori Inga Naupay, para la ejecución de la obra “Mejo­ramiento y ampliación de los servicios de agua potable, al­cantarillado y tratamiento de aguas residuales en la locali­dad de Aynan, distrito Quivi­lla”, por 1 853 703.66 soles.

El Consorcio Pucarrumi está conformado por las em­presas Sol de Marcopata SRL y Constructora Aguamiro Con­tratistas Generales.

El contrato para esta obra de casi dos millones de soles no tendría nada de extraño—incluso que el Consorcio Puca­rrumi haya sido el único pos­tor de la Licitación Pública n.º 01-2016-MDQ que se convocó el 10 de agosto y se adjudicó el 13 de setiembre del 2016— de no ser porque una de las dos empresas que forman dicho Consorcio tiene el mismo do­micilio fiscal que el alcalde de Quivilla: Los Jazmines n.º 350 en Paucarbambilla, Amarilis, Huánuco.

En efecto, la empresa Sol de Marcopata y el alcalde Fidel Nicolás Godoy han declarado ante la Sunat que su domicilio es Los Jazmines n.º 350 en Pau­carbambilla.

Fidel Nicolás lo hizo en se­tiembre del 2005 y la empresa Sol de Marcopata en octubre del 2008.

Pero además, los hermanos del alcalde, Viqui y Nirco tam­bién tiene el mismo domicilio fiscal: Los Jazmines n.º 350, en la Sunat.

Sol de Marcopata fue conformada por Elvira Montes de 22 años y Liduvino Tucto Reyes (30) con 154 947 soles de capital en el año 2008.

DENUNCIA FISCAL

Por estos hechos el ciu­dadano Willingstom Huerta Justo formalizó denuncia por colusión en contra del alcal­de de Quivilla, los socios de la empresa Sol de Marcopata SRL: Yerson Timoteo Falcón y Liduvino Tucto Reyes, y del representante de la empresa Constructora Aguamiro Con­tratistas Generales.

Pero también denunció a los cinco regidores de Quivi­lla, Roosvelt Russell Galarza Silva, Velarmino Vásquez Depaz, Amanda Carolina Go­doy Aguirre y Cornelio Mena Atanacio, por omisión de fun­ciones.

Además, Huerta Justo acu­sa al alcalde Nicolás Godoy del delito de negociación incom­patible o aprovechamiento in­debido de cargo.

La denuncia fue presenta­da el 25 de noviembre del 2015 y desde entonce se tramita en la Fiscalía Anticorrupción.

LAVADO DE ACTIVOS

El escrito incluye una acu­sación por lavado de activos en contra de Yerson Timoteo Falcón y Liduvino Tucto Re­yes, los socios dueños de Sol de Marcopata SRL.

Para fundamentar su denuncia detalla que dicha empresa fue constituida por Elvira Montes Pajuelo de 22 años de edad y Liduvino Tucto Reyes de 30 años con un total de 154 947 soles de capital so­cial, de los cuales 133 347 soles corresponden a la joven de 22 años y 21 600 a Tucto Reyes.

La inscripción en Registros Públicos de la empresa fue en octubre del 2008. Desde en­tonces la gerente fue Elvira Montes hasta mayo del 2014 que transfirió sus acciones (133 347 soles) a Yerson Timo­teo Falcón de tan solo 18 años de edad, quien cuatro años después (29 de mayo del 2014) incrementó el capital de la em­presa con tres vehículos valo­rizados en 599 620 soles.

Pero por alguna razón ese mismo día se realizó una re­ducción del capital y se devol­vieron los volquetes a Yerson Timoteo.

Sin embargo Willington sostiene que los tres vehícu­los (con placas C5P 717, D5P 784 Y C4Q 986) siguen inscri­tos en Sunarp a nombre de la empresa Sol de Marcopata S.R.L. “¿Se estará escondiendo el capital social?”, pregunta en su denuncia en la que además cuestiona cómo un joven de 18 años puede tener 133 347 so­les en efectivo para comprarle las acciones a Elvira Montes y luego poseer tres vehículos valorizados en 599 620 soles.

Los funcionarios Leyly Guardia Mon­tes, María del Carmen Palacios Iturri y Leidy Sendy Ayala Modesto realizaron la licitación que ganó el Consorcio Pucarrumi.

Fuente: Pagina 3

Deja un comentario