BOCETOS II

Escuche a Silvio Rodríguez en su canto “ Yo he preferido hablar de cosas imposibles, porque de lo posible se sabe demasiado”, con satisfacción he visto y adquirido el ejemplar de BOCETOS II , estos días donde se discute si la ley de traslado beneficia o perjudica, estas semana en la cual se tertulia y se dialoga sobre las bendiciones y maldiciones de la ley, es vital la publicación de un BOCETOS II que se convierte en la memoria clara e irresoluta de nuestra identidad histórica como pueblo del Cerro de Pasco.

BOCETOS II nos ilustra lo que fue el Cerro de Pasco y no usando la imaginación cognitiva o recreación literaria sino la fotografía, la imagen, el rostro social de como nació nuestra urbanidad y como se socavo nuestra ciudad, “una imagen vale mil palabras” reza el proverbio Chino y vaya que BOCETOS II lo logro.

Nuestro Cerro de Pasco nunca solo fue campamento, sino también fue y es ciudad e incluso cosmopolita porque las nuevas tecnologías llegaron primero aquí, los productos industriales tuvieron su aparición priorizando estos lares, y de hecho el buen vestir, la buena comida y de hecho en tragos santos y demoniacos se trajo aquí primero.

Siempre dilucide si los Yaros precedieron a los Cerreños, y vaya que Eduardo Pacheco Peña de manera lucida nos explica el verdadero origen, como pueblo donde reina la confusión histórica es bueno que alguien alumbre la línea histórica real.

Siempre se nos ha definido como pueblo minero o ciudad minera, pero gracias a la ilustración de Pio Mendoza Villanueva se sabe que Cerro de Pasco fue más que pueblo productor de minerales sino también fuimos financistas de nuestra independencia peruana, próceres de la libertad de la patria porque sacrificamos ganado, tierras y lo más preciado: Cerreños a las varias guerras que tuvo el Perú.

No hay nadie mejor para ilustrar nuestra discordia entre desarrollo minero, urbano y social que Jaime Meza Tello, “ese flaco jodido y valiente” estampa de la prensa pasqueña, Jaime nos muestra nuestra nobleza como pueblo, nuestra miseria como sociedad y nuestra esperanza como colectividad.

Se hace presente también Eduardo Carhuaricra Meza y plantea la agenda política para el congreso en relación a Pasco , Eduardo es incansable en su afán de plantear mejoras, si lo respeto es porque su casa está aquí, no la ha vendido, y el que tiene tierra y casa en Cerro de Pasco, lejos de los cargos obtenidos se loa.

Mi persona describe en BOCETOS II el perfil social del poblador Cerreño, tan egoísta, tan optimista, tan romántico, tan pragmático, gracias Juan Carlos por darme la oportunidad de escribir en tan importante edición.

BOCETOS II es fotografías, imágenes históricas del Cerro de Pasco de hace dos siglos atrás hasta fines del siglo pasado, y la bondad de Heraclio Rojas Trujillo, de Alfredo Palacios Castro, de Jesus Huaman Sinche, de Prudencia Peña Huaman, de Daniel de la Torre Tapia, de Eliot Rios Villanes, de Rafael Atencio Sovero, de Wilmar Cosme Calzada, de Victor Rojas Ayala, y de James Wilward, a todos ellos se les agradece porque así sabemos cómo fue nuestra tierra, lugares que hoy no hay, casas donde nacieron nuestros abuelos que hoy no existen, calles y plazas donde

caminaron, se rieron, estuvieron tristes, jugaron carnaval y marcharon en protesta siempre es digno de mirar, para saber y emprender los rumbos correctos.

BOCETOS II bajo el liderazgo editorial de Juan Carlos Carhuaricra Meza se convierte así en un libro referente que retrata nuestra memoria urbana, comunitaria y social del Cerro de Pasco, es obligatoria su lectura y vislumbrar la cultura de la fotografía, seguro al mirar las imágenes más de uno se pondrá nostálgico, romántico y amara más la tierra, si , esta tierra del frio y la nevada en la cual estamos porque la amamos, la veneramos y sentimos sus tristezas, sus frustraciones, pero también sus alegrías y esperanzas .

Deja un comentario