Legalizar venta de marihuana recreativa, como en Uruguay, sería perjudicial en Perú

En un momento en el que en Uruguay ha comenzado la venta de marihuana a través de farmacias y bajo supervisión del Estado, la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (DEVIDA) advirtió que la legalización de esta droga con fines recreativos sigue teniendo debilidades y que replicar este modelo en países como el Perú tendría efectos nocivos en la salud de la población.

Federico Infante, especialista del Área de Prevención de DEVIDA, explicó que a pesar de que el objetivo de la política de legalización iniciada por el Estado uruguayo en 2013 es reducir el tráfico de marihuana, el año pasado se rompió el récord nacional de incautación de esa droga. Según reportes de la Brigada de Narcóticos de Uruguay, el 2016 fueron confiscadas 4,305 toneladas de esta planta, un volumen de incautación sin precedentes en ese país.

“Las estadísticas dicen que también el consumo ha aumentado en la población escolar y en la población adulta en estos tres años. Es decir, hasta ahora no se han conseguido los efectos deseados, que eran reducir el narcotráfico y el consumo. Todo eso nos hace ver que la experiencia uruguaya tiene una serie de debilidades y que no sería aplicable en el Perú”, indicó.

El especialista consideró que una hipotética legalización provocaría que aumente el consumo de marihuana en la población, lo que sería particularmente dañino en el caso de los más jóvenes. Según el último Estudio Nacional de Prevención y Consumo en Escolares, uno de cada cuatro escolares dijo que si le ofrecieran droga ilegal la probaría por curiosidad. Alrededor de 47 mil escolares han consumido marihuana alguna vez en el último año y la mitad de ellos son consumidores habituales, de acuerdo al mismo estudio.

Por otro lado, expresó sus dudas de que la legalización reduzca el tráfico de esa droga en nuestro país, en la medida en que la informalidad y la ilegalidad están instaladas sólidamente en nuestra cultura. “Tenemos minería legal pero también ilegal. Tenemos una de las tasas más bajas de aranceles para importar y a pesar de eso tenemos mucho contrabando. Legalizar la venta no va a desaparecer el narcotráfico, sino que va a hacer crecer el mercado ilegal”, señaló.

 

El modelo uruguayo

El especialista de DEVIDA explicó que el modelo de legalización uruguayo es sui géneris en el mundo, en tanto es el primer Estado que decide legalizar, bajo su supervisión, todas las áreas del proceso: el cultivo, la comercialización y el consumo.

“No cualquiera puede cultivar, quienes cultivan son supervisados por el Estado. Quienes comercialización son una serie de farmacias que tienen que cumplir una serie de requisitos. Y quienes compran en estas farmacias deben estar inscritos en un registro”, indicó.

Observó que la marihuana que se vende en estos establecimientos tiene bajos niveles de Tetrahidrocannabinol (THC), lo que hace que su efecto alucinógeno sea menor que el que se comercializa en el mercado negro. Quizás esa sea la razón -aventuró- de que, pese a que en Uruguay hay alrededor de 250 mil consumidores de esta planta, apenas se hayan inscrito en el registro oficial cerca del 2%.

DATO:

-El Gobierno presentó, en febrero, un proyecto de ley al Congreso para permitir la importación de derivados de marihuana medicinal, iniciativa que está pendiente de debate.

 

Deja un comentario