¿Que nos falta para construir monumentos a la batalla de Pasco?

Eran las 10 de la mañana del día 07 de diciembre de 1820, hace 197 años atrás, la plaza Chaupimarca se vestía de gala y ensueño para recibir a los bravos soldados que habían luchado un día antes en la batalla de Pasco, coronando con una victoria tal acontecimiento; en el centro de la plaza se erigía un palco bien adornado que fueron ocupados por el general Antonio Álvarez de Arenales, don Ramón de Arias juez mayor y alcalde, don Francisco Quiroz gobernador y notable político del país, Cerreño el, don Manuel de Arias, delegado minero, y el ex Márquez de la confianza Joseph maíz y Malpartida , acompañaban delante del estrado de honor, los victoriosos soldados  venidos de Argentina, Chile,  y del país, resaltando a los soldados campesinos y también estaban los valientes patriotas Huanuqueños que habían sido parte de la revolución de Crespo y Castillo, cuando ya todos estaban completos el cura de la iglesia San Miguel Arcángel de Chaupimarca el respetable hermano Manuel Sáenz  realizó la misa y pidió la bendición para todos los presentes,  y efectúo una elucubración para todos los que fallecieron en batalla el día anterior  06 de diciembre, después de la misa publica, salió al frente el general Antonio Álvarez de Arenales e invito al notable Cerreño don Manuel de Arias, Alcalde mayor a que  jurara la independencia  de nuestra ciudad, el Alcalde don Manuel de Arias, tomo en la mano derecha la bandera nacional y en la izquierda el crucifijo de plata, miro a todos los rincones de la plaza y con voz emocionada, cortante grito las siguientes palabras: ¡Cerreños: Juráis por Dios y la señal de la santa cruz,  ser independientes de la Corona y el Gobierno del Rey de España y ser fieles a la patria..!

10 mil voces al unísono, con emoción, lágrimas y mucha alegría dijeron ¡si juro! Y luego se oyeron los disparos haciendo hito este momento histórico, lo que ocurría era indescriptible, la emoción se apodero de todos, niños, jóvenes, adultos y ancianos se abrazaban, lloraban de alegría, otros cantaban, daban vivas a la nueva tierra libertada, fue excepcional, era aproximadamente las 12 del mediodía de un 07 de diciembre de 1820, el sol y la lluvia eran majestuosos en la tierra minera del Cerro de Pasco, en el cerro de esperanzas y de minería que hasta hoy nos sostiene.

Han pasado 197 años de esta gesta histórica y estamos a 3 años de forjar su bicentenario, todo el escenario de la batalla desde el cerro Uliachin, hasta la calle más larga y diversas jirones del Cerro de Pasco, merecen de parte de nuestros gobernantes la construcción de los monumentos, de reforzar la infraestructura y adecuar un circuito turístico que enseñe a nuestros niños y adolescentes nuestra historia y legado de nuestros antepasados, tenemos un gran acto histórico que edificar y  al llegar a los 200 años se inauguren muchas obras , Junín tiene su Chacamarca, Ayacucho tiene su Pampa de la  Quinua, ¿que nos falta a los Cerreños para que se construya monumentos a la Batalla de Pasco?, voluntad política eso es todo.

Deja un comentario