Paolo Guerrero, Jeferson Farfan y la importancia de su colegio “los reyes rojos”

¿Qué educador no ha leído DIARIO EDUCAR del Maestro Constantino Carvallo Rey? esa obra pedagógica que si no lo has letrado pues es momento de ir, adquirirlo y leerlo para así entender que no hay estudiante malo sino que no está en la escuela adecuada ni con el maestro o maestra correcta.

Estos días de clasificación del equipo de futbol a Rusia 2018  ha sobresalido la figura del fallecido Maestro Constantino Carvallo director del colegio LOS REYES ROJOS y tutor, maestro, guía de muchos jóvenes que hoy triunfan en diversas ámbitos sean deportivos, académicos, y de toda índole, cabe destacar que él fue profesor de Paolo Guerrero y Jefferson Farfán porque ellos estudiaron y encontraron no solo su colegio en LOS REYES ROJOS sino fue la casa donde encontraron la oportunidad de identificar sus habilidades y potenciar sus sueños e ilusiones y hacerlas realidad con la disciplina correcta y la formación holística, integral en el lugar adecuado a sus emociones y pretensiones.

Ya lo han dicho incansablemente Paolo y Farfán de la importancia que tuvo el maestro Constantino Carvallo en sus vidas, porque  cuando estos se portaban mal Constantino nunca perdió la esperanza en ellos de que lograrían sus metas pero a la vez les exigía que ese sueño, reto, y anhelo viene con disciplina, dedicación, organización y el darse su lugar , lo importante que recalcan de la figura pedagógica del Maestro es que nunca perdió la fe en ellos ni en cada uno de sus estudiantes, pero Constantino iba más allá del simple lirismo o demagogia positivista que abunda en el discurso de muchos motivadores, animadores o estimuladores sociales.

En la página 65, párrafo 2,3 y 4 de DIARIO EDUCAR el maestro escribe: “…no se educa con la predica sino con la conducta…no me sorprende que a mis alumnos no les dé la gana de estudiar, porque yo tampoco las tuve, no me siento capaz de sermonear a un chico que ha robado, porque yo también he robado. Pero si puedo sentir por él mayor comprensión y, como maestro empezar a corregirlo”.

“…me molesta encontrar a un ex alumno que aún no se enfrenta al mundo…”, “porque quien prepara a un hombre para que corra los cien metros planos no lo hace para que sea menos que él, sino para que gane”.

Aquí en su pensamiento filosófico magisterial Constantino Carvallo es un dadaísta pedagógico, no se amolda al clásico profesor que a veces forma mal a sus estudiantes con esas frases perdedoras: “lo importante es participar”, “esta vez es para ganar experiencia”, “ llegamos aquí y después que pase lo que pase”, “los jurados están mal”, “ la organización está vendida” y una serie de mensajes con la cual envenenamos a los niños y jóvenes a creer que todo en la sociedad está podrido y que el triunfo es solo para quien tiene vara, influencia o dinero, pues aún hay espacios, organizaciones, personas como dice Elena White que “no se compran ni se venden”.

Paolo y Farfán siempre agradecen a su maestro Constantino Carvallo; porque ambos si son algo en el Perú y el mundo es en parte gracias también a  su maestro.

Estimados Maestros y Maestras, Apreciados Padres y madres de familia les incito a leer DIARIO EDUCAR y para que se interesen más les transcribo algunas ideas más del maestro: “Dice Freud que los maestros ocupamos el lugar del padre. Yo no estoy de acuerdo, nuestra ventaja no está en saber más de pedagogía, sino en sentir que los hijos no nos pertenecen …un buen maestro es quien mantiene una relación asimétrica con sus alumnos: da y no espera recibir, yo lo máximo que espero es que se afirmen a sí mismos y se adapten a este mundo…”, “… cuando encuentro a un ex alumno en la calle, no me interesa saber que estudia , no me interesa tampoco si ha ingresado en el primer puesto a una universidad porque igual puede ser un canalla. Me interesa cuál es su pasión y si la está llevando a cabo, creo que la pasión es lo único que nos salva”.

Deja un comentario